Categoría: Y algo más

NUESTRO LOGO: LA MATRIOSHKA
La primera de estas muñecas fue realizada finalizando el siglo XIX, ganando un reconocimiento universal, como símbolo del arte popular ruso.
Antes de esta muñeca, se tallaba diferentes juguetes y personajes típicos de la cultura rusa, pero la Matrioshka, luego de que fue exhibida en la Exposición Mundial de Arte en París, en 1900, recibió tantos premios que se convirtió en un emblema.
Fue nombrada Matrioshka, de acuerdo a la palabra rusa “matriena”, que a su vez proviene de la palabra madre y del latín “mater”.
Matriena se asociaba con la madre de una familia grande, con buena salud y de figura fornida; se convirtió en un nombre apropiado por todos y así, se ligó luego con la figura torneada, desmontable, de madera y pintada de colores.
Actualmente, la Matrioshka sigue siendo una representación de maternidad, fertilidad, alegría y prosperidad, ya que una muñeca con una numerosa familia de juguetes adentro de sí misma, expresa perfectamente la base figurativa de este símbolo de la cultura humana.
El prototipo de la Matrioshka rusa fue un juguete japonés que representaba a los dioses de la fortuna, el más grande era Fukurama, era la figura de un anciano calvo de buen carácter, sabio budista, en el que había varias figuras, contenidas unas en otras, traídas de la isla de Honshu.
La primera muñeca rusa fue tallada por Vasily Zvezdochkin y pintada por Sergei Malyutin, tenía ocho componentes: después de una chica con un gallo negrito seguía un niño, luego una niña y así sucesivamente. Todas las figuras eran diferentes unas de otras; y la última, la octava, representaba a un tierno bebé envuelto en una manta.